COMERCIO EXTERIOR



En razón de las prácticas desleales que a diario se cometen en materia de comercio exterior, ya sea por los particulares o los gobiernos de los Estados, resulta necesario el establecimiento de medidas que permitan equilibrar las condiciones comerciales, a efecto de que la entrada de determinados productos no afecte de manera irreparable la actividad de los productores nacionales.

En el caso de México, a efecto de frenar tal situación, se contempla la posibilidad de aplicar medidas, como las  regulaciones y restricción no arancelarias a la importación (Permisos previos, Cupos, Normas Oficiales Mexicanas, etc.), y además se prevé la aplicación paralela de cuotas compensatorias cuya aplicación podrá ser determinada previa resolución de la Secretaría de Economía, de conformidad con lo dispuesto por los artículos 49 y subsiguientes de la Ley de Comercio Exterior.

Las cuotas compensatorias pueden entenderse como aquellas medidas de regulación o restricciones no arancelarias, impuestas a aquellos productos que se importan en condiciones de prácticas desleales de comercio internacional y cuya aplicación resulta independientemente del arancel que corresponda a las mercancías, como lo es en el caso de merito, los juguetes originarios de la República Popular de China (en lo sucesivo “China”).

En el caso que nos compete conviene resaltar que derivado de la investigación realizada por la Secretaría de Economía (entonces Secretaría de Comercio y Fomento Industrial) en el mercado de importación de juguetes originarios de  China, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (en lo sucesivo “DOF”) del día 25 de Noviembre de 1994 la Resolución Definitiva de la investigación antidumping sobre las importaciones de juguetes, mercancías clasificadas en las fracciones arancelarias de las partidas 9501 a la 9508 de la Tarifa de la Ley del Impuesto General de Importación, en adelante TIGI, originarias de la República Popular China, en la cual se concluyó la imposición de cuota compensatoria definitiva a tales mercancías siempre que no fuesen considerados como "productos exclusivos", ello es juguetes originarios de China cuya importación no genere una afectación en el mercado nacional, siempre que cumpla con los requisitos precisados más adelante.

En atención a lo anterior, la Secretaría de Economía estableció un procedimiento para la obtención del reconocimiento de “producto exclusivo” de los juguetes originarios de China, mismo que ha sido modificado en diversas ocasiones, siendo la última la publicada el pasado 6 de octubre en el DOF, que afecta en lo particular las partidas 9501, 9502, 9503, 9504, 9505, 9506, 9507 y 9508 de la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación.

En ese sentido, y derivado de la última modificación, se permitió a los importadores de réplicas de armas de fuego, manicura y cosméticos, modelos reducidos a escala y juguetes de ruedas impulsados por niños, la posibilidad de importar dichas mercancías sin el pago de cuotas compensatorias siempre que  la solicitud presentada ante la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales resulte positiva. Además de tales mercancías, se contempla la posibilidad de importar bajo tal premisa: Muñecas, Juguetes de ruedas concebidos para que se monten los niños (triciclos, o cochecitos de pedal o palanca), muñecos, muñecos reducidos a escala para ensamblar, rompecabezas, etc.

La solicitud para obtener el reconocimiento de “producto exclusivo” de los juguetes originarios de China, será presentada por el interesado y deberá ser evaluada por la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales dependiente de  la Secretaría de Economía, en la cual se deberá acreditar:

a)   Que las mercancías originarias de China no causan daño importante a la rama de producción nacional por el hecho de que son productos diferenciados por su creador, de tal forma que no existe un bien de fabricación nacional idéntico o similar que resulte directamente afectado. Esta diferenciación radica en que los productos están protegidos por derechos de propiedad intelectual vigentes (derechos de autor o propiedad industrial) sobre personajes, mecanismos, diseños o sobre alguna característica específica distintiva de la mercancía, excluyendo la marca.

b) Cubierto tal requisito, se deberá acreditar que los productos tienen características físicas propias que los distinguen de los de fabricación nacional.

La solicitud que presenten los importadores deberá ser firmada por ellos o su representante legal, redactada en español, o bien incluir la traducción respectiva, señalar el nombre, denominación o razón social del importador, el RFC del mismo, el nombre y modelo del producto, una descripción pormenorizada de las características del producto, los documentos que acrediten lo precisado en el párrafo anterior, ello es, los datos que identifiquen la existencia de los derechos de propiedad intelectual vigentes (derechos de autor o propiedad industrial) sobre los personajes, mecanismos, diseños o sobre alguna característica distintiva del bien de que se trate, excluyendo la marca. Para acreditar lo anterior, se deberá de adjuntar copia del registro respectivo u otro medio que la legislación de la materia regule; asimismo, indicará el nombre del titular de dichos derechos el catálogo o fotografía legible y a color de los productos, entre otros requisitos.

En caso de concederse la evaluación positiva de producto exclusivo de las mercancías señaladas en la última modificación del mecanismo de producto exclusivo publicada en DOF el día 6 de Octubre del 2006, los importadores deberán presentar ante la aduana de entrada de la mercancía, el documento expedido por la Secretaría de Economía que acredite que sus mercancías son consideradas como productos exclusivos.