DERECHO AMBIENTAL

 


El control de las sustancias contaminantes emitidas a la atmósfera en México se realiza a través de distintas herramientas jurídicas; algunas de las de mayor importancia son la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), los reglamentos a la misma en Materia de Prevención y Control de la Contaminación de la Atmósfera y en Materia de Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes y las Normas Oficiales Mexicanas correspondientes. En particular, para el tema que nos ocupa, haremos referencia a las disposiciones relativas a las instalaciones establecidas en un solo lugar, que tienen como finalidad desarrollar operaciones o procesos industriales, comerciales, de servicios o actividades que generen o puedan generar emisiones contaminantes a la atmósfera, denominados â??fuentes fijasâ? y nos referiremos a aquellas de jurisdicción federal.

 

No está por demás resaltar que la Ley en comento en su artículo 111 Bis considera como fuentes fijas de jurisdicción federal las industrias química, del petróleo y petroquímica, de pinturas y tintas, automotriz, de celulosa y papel, metalúrgica, del vidrio, de generación de energía eléctrica, del asbesto, cementera y calera y tratamiento de residuos peligrosos.

 

Estas industrias constantemente exhalan contaminantes que pueden causar daños importantes a la salud o al ambiente, por lo que la administración pública, a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), condiciona la operación de éstas al cumplimiento de determinadas obligaciones ambientales, como son, por ejemplo, los límites de emisiones y los requisitos de las instalaciones. Sin embargo, la autorización relacionada con las emisiones a la atmósfera, difícilmente es la única con la que requieren contar los establecimientos industriales (por ejemplo, autorización de impacto ambiental  y riesgo, de generación de residuos peligrosos y de servicios hidráulicos). Esto ocasionaba que las industrias tuvieran que realizar una multiplicidad de trámites, dificultando tanto su operación, como el cumplimiento de las propias obligaciones ambientales.

 

En atención a que la SEMARNAT está obligada legalmente a establecer los mecanismos y procedimientos necesarios para que los interesados realicen un solo trámite, cuando se requiera obtener diversos permisos o autorizaciones (art. 109 Bis-1 de la LGEEPA), por acuerdo secretarial del 11 de abril del 1997 crea la Licencia Ambiental Ónica que coordina en un solo proceso la evaluación, dictamen y seguimiento  de las obligaciones ambientales de dichos establecimientos en las materias de:

 

1)      Emisiones a la atmósfera

2)      Impacto ambiental

3)      Riesgo ambiental

4)      Generación de residuos peligrosos

5)      Tratamiento de residuos peligrosos y

6)      Servicios hidráulicos (p.e. descarga de aguas residuales)

 

Al respecto, conviene resaltar que para expedir esta autorización conjunta la SEMARNAT se coordina con la Comisión Nacional de Aguas, que es el órgano encargado de expedir las autorizaciones en materia de servicios hidráulicos y con el Instituto Nacional de Ecología, que es el desconcentrado encargado de autorizar la generación y el tratamiento de residuos peligrosos.

 

La Licencia Ambiental Ónica se otorga bajo tres modalidades:

a)  Licencia Nueva. Cuando el establecimiento está por instalarse o por iniciar su operación. â??La operación y funcionamiento de establecimientos nuevos sólo podrá iniciarse una vez obtenida la Licencia Ambiental Ónica, y las obras e instalaciones sólo podrán iniciarse de acuerdo con la autorización de impacto ambiental, si así procede.â?[1]

b)  Regularización. Cuando la industria se encuentre en operación pero no cumple con alguna de sus obligaciones ambientales ante la Federación.

c)   Relicenciamiento (opcional).

a.  Por actualización. Cuando el establecimiento cumple con sus obligaciones ambientales federales pero requiere la actualización de una o más de las autorizaciones con que cuenta, en cuyo caso, presentará la información requerida en el formato de la LAU. Proporcionando los datos de los oficios de las autorizaciones que le han sido otorgadas y deberá adjuntar copia de dichos documentos.

b.  Por así convenir a sus intereses. Cuando la industria cumple con sus obligaciones ambientales federales, pero necesita de esta autorización por motivos diversos, por ejemplo, para adquirir un crédito, para participar en una licitación pública, etc.

 

La Licencia Ambiental Ónica se emite por una vez y deberá ser renovada por cambio de giro industrial o localización de las instalaciones y deberá actualizarse por aumento de la producción, por encima de los límites autorizados ampliación de la planta o cambio de razón social.

 

Este trámite puede realizarse en las oficinas centrales de la Dirección General de Gestión de la Calidad del Aire y Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes de la SEMARNAT en el Distrito Federal o en los estados acudiendo a las Delegaciones Federales de la Secretaría. También es recomendable revisar la información y formatos de este trámite en la página de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria COFEMER (la Licencia Ambiental Ónica tiene la homoclave SEMARNAT-05-002)[2], en la propia página de la SEMARNAT (en la sección de â??Trámitesâ?).[3]o ponerse en contacto con nosotros.



[1]Artículo 4, del â??Acuerdo que establece los mecanismos y procedimientos para obtener la Licencia Ambiental Ónica, mediante un trámite único, así como la actualización de la información de emisiones mediante una cédula de operaciónâ?.

[2]http://www.cofemer.gob.mx