DERECHO INFORMÁTICO

Teniendo como referencia el avance de la Internet en el mundo como un canal primario de comunicación, el comercio electrónico se ha vuelto una forma cotidiana de realizar todo tipo de negocios, y con ello, la innegable necesidad de encontrar las formas en las que los usuarios tengan la confianza en que la contratación por este medio es segura, ya que con la misma se ha perdido uno de los elementos esenciales al momento de decidir la contratación de los bienes o servicios que es la confianza personal, ya que si bien es cierto que el comercio electrónico permite agilizar las transacciones y prácticamente realizarlas en cualquier lugar del mundo, también lo es que es un medio ?impersonal? y ?anónimo? en el que no se sabemos con exactitud con quien estamos tratando.

En este contexto, el que los usuarios del correo electrónico y la Internet tengan certeza respecto del alcance y consecuencias legales de aquellos actos que lleven en la misma, cobra una especial relevancia ya que, no obstante que la Internet tiene mas de 30 años de existir como sistema, en nuestro país no ha sido, sino hasta fechas recientes, el que se contemple en la legislación mercantil la forma de expresión del consentimiento por medios electrónicos, así como la validez del mismo.

Es así que en la LVII legislatura de mayo del 2000 fue que se inició la legislación del comercio electrónico en México, misma que incorporó los tres elementos esenciales que debe contener un acto jurídico y que son:

1. Reconocimiento legal de la expresión del consentimiento otorgado en forma electrónica.
2. Reconocimiento y validez jurídica del contrato celebrado electrónicamente.
3. Exigibilidad Judicial, es decir, el cumplimiento de la obligación contraída mediante el ejercicio de una acción o derecho ante los tribunales competentes.

Lo anterior resultó ser un considerable avance, ya que dichas reformas fueron contempladas en el Código Civil Federal, mismo que, en su artículo 1803 señala ?El Consentimiento puede ser expreso o tácito..... será expreso cuando la voluntad se manifiesta verbalmente, por escrito, por medios electrónicos, ópticos o por cualquier otra tecnología, o por signos inequívocos.?

Es que lo apenas referido en el capítulo ?Del Comercio Electrónico?, fue la reforma que abrió la puerta para que el 29 de agosto del 2003 se pudiera regular, con mayor claridad, aquellos elementos que configuran el concepto del ?comercio electrónico?, resultando como lo más relevante la definición de conceptos como la validez del mensaje, el acuse de recibo, etc, pero el punto más importante considero que es ?la firma electrónica?.

Firma electrónica

Se regula como un género que abarca desde las claves de acceso a cajeros automáticos, hasta la criptografía; se le otorga validez jurídica sin sujeciones ni interpretaciones, sin condiciones a que un perito deba determinar su autenticidad; es conocida como la firma electrónica avanzada, fiable o firma digital, lo anterior por que se prevé que está basada en la previa emisión de un certificado digital (una especie de autentificador) a través de una entidad prestadora de servicios de dicha naturaleza.

Los requisitos de validez de dicha firma son los siguientes:

·         Los datos de creación de la firma correspondan exclusivamente al firmante, por lo que sólo puede ser utilizado por personas físicas;

·         Los datos de su creación estaban, en el momento de la firma, bajo el exclusivo control del firmante u obligado;

·         Que sea factible detectar cualquier alteración hecha después del momento de la firma, y

·         Que sea factible detectar cualquier alteración de la información hecha después del momento de la firma.

Prestadores de servicios de certificación

Con la reforma en comento, la intención es que exista un encargado de emitir certificados digitales, conservar las bases de datos con información de un solicitante y expedir los certificados para determinar cuándo se ha firmado un mensaje de datos con una firma electrónica avanzada registrada.

En esta congruencia, los certificados que cumplan con las características previstas en este ordenamiento, y sean emitidos en un lugar diferente a México, en este tendrán la misma validez, aplicando el principio del reconocimiento de los certificados emitidos en el extranjero.

La reformas comentadas, amén de la trascendencia que tendrá en la dinámica de negocios, da un giro importante en el alcance de la forma de expresar el consentimiento, el hecho de que sea posible que las firmas electrónicas sean inobjetables, así como que en un futuro el concepto de ?Papelito Habla? sea transformado totalmente y en un futuro digamos, recibí tu firma por ?e-mail?.

Por último, cabe resaltar que la reforma no ha tenido sus efectos totales en la vida cotidiana aún, ya que los comerciantes, abogados y autoridades estamos en la tarea de aprender a utilizar las herramientas que el avance de la tecnología y el derecho ponen a nuestra disposición.