DERECHO LABORAL

En ocasiones algunas empresas optan como estrategia fiscal realizar el pago los servicios de un colaborador mediante la figura de “Asimilables a Salario”, lo cual ha generado determinadas inquietudes sobre el tratamiento que debe darse a estos colaboradores y de manera particular sí, son sujetos a determinadas prestaciones laborales.

Ahora bien para poder entender dicha figura “Pago Asimilados a Salarios” mencionaremos que la Ley Federal del Trabajo en el artículo 20, señala: 

Artículo 20.- Se entiende por relación de trabajo, cualquiera que sea el acto que le dé origen, la prestación de un trabajo personal subordinado a una persona, mediante el pago de un salario.

De la anterior definición “relación laboral” que da la legislación laboral se puede desprender como elementos fundamentales lo siguientes:

a)  Subordinación, entendiendo como tal la facultad jurídica que tiene el patrón de dar órdenes e instrucciones relativas al servicio contratado (poder jurídico de mando) relacionada a la obligación jurídica que tiene el trabajador de cumplirlas (obligación jurídica de obediencia).

b)  Pago de un salario, es la remuneración monetaria que cubre el patrón al trabajador por el servicio que le presta.

Ahora bien con lo anterior se aprecia que una vez se cumplen con los elementos citados estamos en presencia de una relación de trabajo y en consecuencia las partes (Patrón y Trabajador) deberán obligarse a cumplir con todas las disposiciones que establece la norma laboral entre otras cosas: establecer condiciones de trabajo; cubrir pago de prestaciones - Aguinaldo, Vacaciones, Prima Vacacional, Reparto de Utilidades, entre otras-.

Por su parte los asimilados a salarios, son personas físicas de manera independiente que por razón del tipo de ingreso que perciben, que deciden y notifican por escrito de quien perciben sus ingresos, la opción de poder beneficiarse del tratamiento fiscal y facilidades administrativas que le otorga la Ley del Impuesto Sobre la Renta. 

Las personas que pueden ser sujetos al pago por asimilados a salarios únicamente serán aquellas personas que se prevén en la Ley del impuesto sobre la renta en el artículo 94 y son:

a)  Las remuneraciones y demás prestaciones, obtenidas por los funcionarios y trabajadores de la Federación, de las entidades federativas y de los municipios, aun cuando sean por concepto de gastos no sujetos a comprobación, así como los obtenidos por los miembros de las fuerzas armadas.

b)  Los rendimientos y anticipos, que obtengan los miembros de las sociedades cooperativas de producción, así como los anticipos que reciban los miembros de sociedades y asociaciones civiles.

c)  Los honorarios a miembros de consejos directivos, de vigilancia, consultivos o de cualquier otra índole, así como los honorarios a administradores, comisarios y gerentes generales.

d)  Los honorarios a personas que presten servicios preponderantemente a un prestatario, siempre que los mismos se lleven a cabo en las instalaciones de este último.

e)  Los honorarios que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales a las que presten servicios personales independientes, cuando comuniquen por escrito al prestatario que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.

f)    Los ingresos que perciban las personas físicas de personas morales o de personas físicas con actividades empresariales, por las actividades empresariales que realicen, cuando comuniquen por escrito a la persona que efectúe el pago que optan por pagar el impuesto en los términos de este Capítulo.

g)  Los ingresos obtenidos por las personas físicas por ejercer la opción otorgada por el empleador, o una parte relacionada del mismo, para adquirir, incluso mediante suscripción, acciones o títulos valor que representen bienes, sin costo alguno o a un precio menor o igual al de mercado que tengan dichas acciones o títulos valor al momento del ejercicio de la opción, independientemente de que las acciones o títulos valor sean emitidos por el empleador o la parte relacionada del mismo.

Con independencia a lo antes citado resaltamos que los colaboradores a quienes se les cubre sus ingresos por el esquema de “asimilados a salarios” como tal no son trabajadores ya que no se reúnen las características que marca la ley y son de hecho personas independientes, a las cuales la Ley del Impuesto Sobre la Renta les da un tratamiento fiscal y facilidades administrativas en el cumplimiento del pago de sus impuestos, aunado a que los ingresos que percibe serán en forma mensual y no de forma exclusiva de una persona precisamente porque es independiente y presta servicios para varias personas.

Entre los beneficios que se le otorgan al persona independiente encontramos:

a)  Evitar, expedir comprobantes fiscales por sus ingresos; evitar llevar contabilidad.

b)  No presentan declaraciones mensuales de pagos provisionales; ni presentan declaraciones anuales del Impuesto Sobre la Renta, salvo que sus ingresos excedan de $400,000 u obtengan ingresos acumulables por otros conceptos o perciban ingresos de más de un empleador u opten por presentar la declaración anual.

c)   Se encuentran exentos del gravamen del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU); y del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Finalmente, consideramos inapropiado cubrir el pago de un salario a un trabajador subordinado mediante este esquema “asimilación de sus ingresos a salarios”, ya que hacerlo podría acarrear una contingencia de gran importancia en materia laboral inclusive se estaría en el supuesto de una simulación jurídica y las consecuencias seria graves para la empresa o su representante legal, por ello será importante llevar un análisis de costo beneficio inclusive para optar por utilizar algunos de los esquemas que prevé la Ley Federal del Trabajo “esquemas de pago y contratación” esto para ajustarlo a la operación de la empresa misma.