DERECHO LABORAL

Uno de los puntos medulares que debe tomar en cuenta el personal de recursos humanos, es precisamente documentar bien sea los permisos temporales o las faltas bien se trate de justificada o injustificada, por lo que hace a los permisos con goce de salario, es necesario precisar que éstos no suspenden la relación laboral, pues el patrón continúa cubriéndole los salarios a su trabajador, no obstante que no recibe sus servicios, el efecto de esta es que continua generándose la antigüedad durante el lapso de tiempo que dure el permiso insistimos siempre y cuando se trate de un permiso con goce de  salario y en esta tesitura el patrón deberá seguir cubriendo el pago de las prestaciones como son vacaciones, prima vacacional y prima de antigüedad, los mismos efectos producen las faltas justificadas las cuales deberán ser amparadas con una incapacidad que emita el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Ahora bien cuando se trata de un permiso sin goce de salario es conveniente comentar que se configura una causa de suspensión atípica de la relación laboral y los efectos que produce son a) el vínculo laboral perdura, a pesar que la generación de antigüedad queda interrumpida y por ende tal lapso no debe ser considerados para el disfrute y pago de prestaciones como vacaciones, prima vacacional y prima de antigüedad, ya que las partes acuerdan que no existe la obligación patronal de cubrir salarios.

Ahora bien y por cuanto hace al pago de las cuotas del Instituto Mexicano del Seguro Social, y debido a que no existe articulo especifico que regule dicha “hipótesis “suspensión temporal por una lapso de tiempo sin goce de sueldo”, señalándose únicamente al respecto el articulo 31 y 37 lo siguiente:

Artículo 31. Cuando por ausencias del trabajador a sus labores no se paguen salarios, pero subsista la relación laboral, la cotización mensual se ajustará a las reglas siguientes:

  1. Si las ausencias del trabajador son por períodos menores de ocho días consecutivos o interrumpidos, se cotizará y pagará por dichos períodos únicamente en el seguro de enfermedades y maternidad. En estos casos los patrones deberán presentar la aclaración correspondiente, indicando que se trata de cuotas omitidas por ausentismo y comprobarán la falta de pago de salarios respectivos, mediante la exhibición de las listas de raya o de las nóminas correspondientes. Para este efecto el número de días de cada mes se obtendrá restando del total de días que contenga el período de cuotas de que se trate, el número de ausencias sin pago de salario correspondiente al mismo período.

Si las ausencias del trabajador son por períodos de ocho días consecutivos o mayores, el patrón quedará liberado del pago de las cuotas obrero patronal, siempre y cuando proceda en los términos del artículo 37;

(…)

Artículo 37. En tanto el patrón no presente al Instituto el aviso de baja del trabajador, subsistirá su obligación de cubrir las cuotas obrero patronales respectivas; sin embargo, si se comprueba que dicho trabajador fue inscrito por otro patrón, el Instituto devolverá al patrón omiso, a su solicitud, el importe de las cuotas obrero patronales pagadas en exceso, a partir de la fecha de la nueva alta.

(…)

Finalmente es de gran importancia el tener un soporte adecuado de aquellos permisos temporales que le sean otorgados a los trabajadores incluyendo en dicho soporte documental el reconocimiento y aceptación del propio trabajador (firma autógrafa inclusive huella dactilar) ya que solo con dicho soporte se puede acreditar la situación real existente entre trabajador y patrón dentro de una controversia laboral (juicio), esto como carga procesal que impone la propia legislación al patrón.