Por este medio le informo que el 28 de septiembre se publicó en el DOF el Decreto Promulgatorio del Convenio para la Protección de las Personas con respecto al Tratamiento Automatizado de Datos de Carácter Personal, hecho en Estrasburgo, Francia, el veintiocho de enero de mil novecientos ochenta y uno, también conocido como el Convenio 108. Dicho Decreto entró en vigor el 1 de octubre del 2018.

Su objetivo es garantizar en el territorio de cada Parte, a cualquier persona física, sean cual fuere su nacionalidad o su residencia, el respeto a sus derechos y libertades fundamentales, concretamente su derecho a la vida privada, con respecto al tratamiento automatizado de los datos de carácter personal correspondientes a dicha persona.

En el caso concreto de la gestión de los datos personales, el Convenio establece principios fundamentales, referentes a la calidad de los datos, la seguridad de la información, las garantías complementarias para la persona concernida, así como excepciones y restricciones.

Con referencia a los flujos transfronterizos de datos personales entre las Partes, establece que éstos no podrán restringirse salvo que la legislación de una de las Partes prevea una reglamentación específica para determinadas categorías de datos de carácter personal o de ficheros automatizados o cuando la transmisión se lleve a cabo a partir de su territorio hacia el territorio de un Estado no contratante por intermedio del territorio de otra Parte.

Con la promulgación y entrada en vigor del Convenio, los principales beneficiados son los individuos, toda vez que el instrumento protege un derecho humano fundamental que se reconoce en el artículo 16, párrafo segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.