La Secretaría del Trabajo y Previsión Social invita a las empresas a adoptar medidas preventivas en función del tipo de actividad laboral que desarrolle. En el marco de la seguridad y salud de la población trabajadora y con la finalidad de mitigar el riesgo de contagio del COVID-19 en los centros de trabajo, se recomienda llevar a cabo medidas para que los servicios que ofrecen los trabajadores puedan tener lugar fuera del centro de trabajo habitual y se implemente el teletrabajo en la medida de lo posible.

 

El teletrabajo sirve para desarrollar tareas imprescindibles que no puedan desarrollarse en el centro físico habitual. Es una modalidad especial de la prestación de servicios laborales caracterizada por la utilización de tecnologías de la información y de las telecomunicaciones. El teletrabajo es la manera de realizar el trabajo a distancia utilizando las ventajas de las tecnologías de la información y la comunicación. De manera habitual, este puede realizarse en el domicilio del trabajador, pero también puede alternarse entre la casa y la oficina, debe estar cimentado en los siguientes principios: confianza, soberanía del tiempo, respeto de la vida personal, voluntariedad, y reversibilidad.

 

Se debe realizar un diagnostico, se debe identificar las labores, funciones y procesos que son susceptibles de realizarse en casa, identificar las áreas y puestos que son viables para el teletrabajo, se debe tomar en cuenta las competencias laborales de manera individual, tales como:

Habilidad para trabajar de forma autónoma, proactiva y con iniciativa.

Capacidad para tomar decisiones y resolver.

Adaptación al cambio.

Orientación a resultados.

Disciplina y autoregulación.

Capacidad de gestionar la comunicación a larga distancia.

Auto gestión del tiempo y planificación.
Capacidad para separar la vida familiar y laboral.

 

Debe quedar clara la manera en que se va a compartir la información y a desarrollar la comunicación, sin invadir el espacio de vida privada del trabajador. Esto puede ser a través de correos electrónicos, reuniones ocasionales, video conferencias, teléfono o una mezcla de todos estos.

El patrón debe asegurarse de que los trabajadores cuentan con las herramientas para realizar sus labores habituales desde casa.

El supervisor y el trabajador deben definir con claridad los deberes, las expectativas y las fechas de entrega. Asimismo, debe estimularse al trabajador para hacer descansos ocasionales y caminar.

Debe acordarse:

·         Los horarios en que los trabajadores estarán disponibles.

·         La forma en que se llevará a cabo la comunicación.

·         La manera de equilibrar el trabajo y la vida privada, por ejemplo, haciendo descansos a lo largo del día y desconectándose al final de la jornada.

·         Reglas sobre archivo de documentos y resguardo de la información.

·         La forma en que se evaluará el desempeño.

 

Es necesario realizar evaluaciones cada cierto tiempo, identificar dificultades, errores, y la manera de resolverlos.

Adjuntamos un anexo donde encontrará una lista que puede utilizarse para asegurarse de que trabajador y empleador están listos para iniciar una relación de teletrabajo.

Quedamos a sus órdenes para cualquier duda o consulta con relación al presente.