Hacemos de su conocimiento que el Senado de la República aprobó el día de hoy el proyecto de reformas a la Ley Federal del Trabajo para reconocer y regular el teletrabajo, conviene subrayar que solo faltaría la publicación por parte del Poder Ejecutivo para que las medidas entren en vigor lo que sucede normalmente al día siguiente.

 

Nos referimos al teletrabajo como una forma de organización laboral subordinada que consiste en el desempeño de actividades remuneradas, en lugares distintos al establecimiento del empleador, por lo que no se requiere la presencia física del colaborador bajo la modalidad de teletrabajo en el domicilio de la empresa, utilizando primordialmente las tecnologías de la información y comunicación, para el contacto y mando entre la persona trabajadora y el patrón.

 

Debemos aclara que el home office o trabajo en casa, es un concepto distinto que significa un espacio de trabajo dentro del domicilio del colaborador, como una oficina o un lugar adaptado. En la actualidad “home office” se ha utilizado como sinónimo de teletrabajo y con esta reforma se diferencian los conceptos, ya que expresamente se regula el teletrabajo y se requiere que el teletrabajador preste el 40% o más de su jornada laboral en el domicilio de este; y el home office es únicamente para trabajo eventual en casa o menor al 40% de la jornada laboral que se desarrolle en el domicilio distinto al de la empresa.

 

Con esta reforma se regula y promueve el teletrabajo, como un instrumento de generación de empleo y autoempleo mediante la utilización de tecnologías de la información y las telecomunicaciones, con mejor calidad de vida, donde es posible conciliar la vida personal y el trabajo de la persona trabajadora. Ahora bien, los patrones tendrán las siguientes obligaciones:

 

1.- Las condiciones de teletrabajo se harán constar por escrito mediante un contrato y cada una de las partes conservará un ejemplar.

 

2.- La obligación patronal de proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.

 

3.- Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.

 

4.- Respetar el derecho a la desconexión de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al término de la jornada laboral.

 

5.- Deberán inscribir a las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo al régimen obligatorio de la seguridad social.

 

6.- Deberán establecer los mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación, aprendizaje y el uso adecuado de las tecnologías de la información de las personas trabajadoras en la modalidad de teletrabajo, con especial énfasis en aquellas que cambien de modalidad presencial a teletrabajo.

 

Debe hacerse notar que el cambio en la modalidad de presencial a teletrabajo, la misma deberá ser de forma voluntaria, o salvo que desde un inicio el puesto sea generado por la modalidad de teletrabajo. Como se menciono anteriormente, el teletrabajo será aquel que se preste durante un mínimo del 40% de la jornada en el domicilio de la persona trabajadora, o en el domicilio elegido por ésta, en un periodo de referencia de 3 meses; no será considerado teletrabajo aquel que se realice de forma ocasional o esporádica. En todo caso, cuando se dé un cambio a la modalidad de teletrabajo las partes tendrán el derecho de reversibilidad a la modalidad presencial.

 

Dada la condición extraordinaria en la que nos encontramos derivado de la pandemia por el COVID-19 y de acuerdo con el semáforo epidemiológico, el home office que se esta implementando en este momento no es considerado teletrabajo, ya que por los motivos de la pandemia se tomaron estas medidas extraordinarias recurriendo al home office por ser de forma eventual y al haberlo solicitado así la autoridad.

 

Es también de reconocer que esta forma de organización y ejecución de la actividad laboral, que ya se implementa en diversos países del mundo, coadyuvaría a hacer frente la situación de salud que actualmente se vive a nivel mundial, ante declaratorias de cuarentenas por enfermedades y pandemias globales, como lo es el COVID-19 que hoy aqueja al mundo.

 

Quedamos atentos a cualquier duda o comentario respecto del mismo al siguiente correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.